martes, 16 de diciembre de 2014

¡¡Feliz infinito!! ∞

Siempre llega un momento en tu vida que te hace cambiar por completo; una milésima de segundo en el que tu vida da un giro de trescientos sesenta grados y te hace sentir completa de una forma de la que nunca has sido capaz. Te sientes amada por primera vez en toda su totalidad, recibes amor y cariño, aquello que pensaste que nunca merecerías y que, al final, acaba llegando para demostrarte que, de alguna forma u otra, estabas equivocada. 
Es totalmente cierto eso que dicen: lo mejor ocurre inesperadamente; cuando esa persona que amas te abraza por la espalda, o te da un suave beso en la coronilla o, simplemente, te coge la mano al caminar. Pero, lo más preciado es cuando es capaz de cofesarte que te ama, y estas segura de ello porque lo ves en el brillo de sus ojos, en la forma que mira tus labios con unas ganas inexplicables de besarlos, en el temblor de sus manos y en sus ansias por recibir una misma respuesta.
Un día de doble infinito, un dieciséis de abril, él me abrió su corazón y me acogió entre esas cálidas paredes para cuidarme, mimarme y hacer que me sienta protegida en todo momento. Desde ahí dentro es capaz de mostrarme todo el apoyo que necesito, de hacerme sentir preciosa aunque lo siga negando cada día, de escuchar mis pensamientos y de comprender mis sueños. Y es que, cada día, me vuelve a enamorar como si del primer día se tratase, porque este sentimiento es tan infinito, tan doblemente infinito, que nadie lo podrá llegar a superar.

¡¡FELIZ INFINITO, LITTLE THING!!  
¡¡∞ MESES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario